Manuel Herrero
Cuaderno

MONTAÑÁN

Montañán es un proyecto que pretende recrear la sonoridad y la temática de la música popular leonesa a través de nuevas composiciones.

Montañán

Los textos de estas canciones nos describen un pueblo: San Miguel de Montañán, lugar en el que el autor disfrutó de largas temporadas junto a sus abuelos durante la infancia, y en esas canciones nos habla del pastor, del zorro “maese raposo”, del rumor de agua en la alameda, de los gorriones, de la piedra de afilar del abuelo o de las canciones de la abuela. Musicalmente, armonías que nos trasladan directamente a la edad media se funden con melodías de voz que podríamos encuadrar dentro de la música pop. La sonoridad de este trabajo nace fundamentalmente de tres instrumentos: la guitarra clásica española, la mandolina y la guitarra acústica, con adornos de elementos tradicionales de percusión como el pandeiro do peito, panderetas, castañuelas, mortero… y la aparición puntual de un rabel venido de la montaña palentina.

El objetivo es aportar nuevas canciones y alimentar con ello el repertorio de este estilo musical, muy vinculado a la tierra de aquel que lo escucha y lo canta. Seguir caminando para que el olvido del tiempo no borre esas huellas que vienen de tan lejos.

A continuación reproduzco unas palabras de Joaquín Díaz, que creo vienen muy bien a ilustrar la intención de este trabajo. Están sacadas del libro “Un itinerario por las artes y los oficios tradicionales” de la colección “Descubre tu patrimonio”, editado por la Fundación Hullera Vasco-leonesa en el año 2001:
“La situación creativa es crítica pero no desesperada. El interés por hilvanar versos para narrar algún hecho se mantiene intacto en muchas personas. Es evidente que esa inclinación a componer se realizaba hace años con mayor satisfacción por vivirse de una forma más natural y familiar la costumbre de “contar” sucesos con palabras. Un repertorio no se hace en dos días y nuestra época no ayuda mucho a la composición poética o musical –es más bien prosaica y poco proclive al disfrute poético-. Tal vez la ignore o carezca de datos para valorarla, pero en eso estamos. En recuperar la palabra como punto de encuentro y fusión de los distintos pensamientos; en retomar el placer de la expresión verbal, la importancia de la voz como eco sonoro de la imaginación humana y el reconocimiento de un oficio tan viejo como necesario: el de comunicar lo vivido para que sirva de ejemplo a los que han de venir. Además de una forma excelente de prolongar nuestra personalidad en el tiempo, es un magnífico sistema para demostrar nuestro respeto a lo que pensaron quienes nos precedieron.”

Para que sigamos cantando frente a la lumbre o sentados alrededor de una mesa… porque dicen que el que canta su mal espanta.

Entrevista cadena SER. Radio León

San miguel de Montañán video

La abuela canta

Jota de Maese Raposo

Más Cuaderno